Suricata: las pistas de baile cambiaron por completo mi forma de ser

Comparte

Suricata es un proyecto multimedia creado por Federico González en la Ciudad de México en 2012. Su música ha sido incluida en playlists como Cercle y ha recibido el apoyo de DJs y productores como Ninetoes, Amtrac y Damián Romero (Mutek). Sus beats se han escuchado en foros, estaciones de radio y festivales como EDC, Diente de León, Carnaval de Bahidorá, Periferias (Madrid), Galera y Aire Libre 105.3 FM.

Hace unas semanas estrenó un single titulado Love Is Dancing, que se desprende de su nuevo álbum The Only Way Out Is In, próximo a salir.

Platicamos con Suricata acerca de su proceso creativo, del lanzamiento de su nuevo single, del significado que tiene la pista de baile, entre otros temas.

RANDOM: ¿Cuándo y cómo comenzó el proyecto multimedia ‘Suricata’?

Suricata: El proyecto empezó en el 2012 cuando comencé a producir música electrónica y a tocar DJ sets. Toqué música clásica toda mi vida, pero desde chico me llamó mucho la atención el house y sus géneros aledaños.

 ¿Cuáles son tus influencias musicales?

Es difícil contestar esto porque cambia mucho por época y el contexto en el que escucho. La música siempre acompaña mi identidad y mis aspiraciones. Mis influencias varían mucho desde el hip hop, hasta la música clásica, la música de tradición oral folclórica y la música concreta. Hay cosas que escuchaba mucho antes, pero que ahora se sienten muy ajenas a mí. Los que siempre he mantenido cerca son: Juana Molina, Ryuichi Sakamoto, Alava Noto, Johannes Klingebiel, Gill Scott, People Under The Stairs, Motor City Drum Ensemble, Jean Claude Risset, DJ Koze, Kamaal Williams, Aquiles Hadjis, Agustín Lara, DJ Rashad, Yussef Dayes, Mark Pritchard, Aphex Twin, King Krule, Mount Kimbie, Atjazz, Fourtet, Floating Points, Rival Consoles, Chemical Brothers, Massive Attack, Thom Yorke, David Byrne, Optimo, Greg Wilson, Craig Richards, Awesome Tapes From Africa, Romare, Marcellus Pitman, Move D Mathew Herbert, Henrik Schwarz y Mr Oizo.

 Estás por cumplir una década haciendo música bajo el alias ‘Suricata’, ¿qué tanto ha cambiado tu sonido en estos años?

 Cuando comencé la verdad es que no conocía tan bien la dinámica de la producción. Me tardé varios años en poder estar en un estudio y tener un proceso de composición con el cual me sintiera cómodo. Lo que más cambió fue el darme cuenta de la cantidad de herramientas que existen para hacer una canción. Comencé con una computadora y muchos plugins de Native Instruments.

 Ahora grabo casi todo en vivo y utilizo samples que grabo todas las semanas con mi zoom. Lo que me mantiene enamorado de la música es que compongo con la misma intención desde que componía música clásica. Compongo para hacerme sentir y llevarme a los lugares en los que necesito estar. Normalmente si estoy triste o deprimido o tengo muchas cosas en la cabeza compongo cosas que me ayudan a cambiar ese estado o que me ayudan a aceptarlo y sentirlo con más sinceridad y sensibilidad. La música es la mejor acompañante para la autorreflexión. Empecé componiendo dubstep, grime y beats de hip hop, después comencé a componer cosas para el dancefloor. Ahora compongo muchas cosas entre géneros, liberándome cada vez más de las formas, para ser más experimental y libre.

Acabas de lanzar el sencillo ‘Love Is Dancing’, en él, rindes una especie de tributo a la pista de baile ¿qué tan trascendente ha sido en tu música el dancefloor? ¿Qué significado tiene para ti?

Las pistas de baile o los dancefloors cambiaron por completo mi forma de ser. La primera vez que entré a un club o fui a un festival con un dancefloor digno dije “¡aaahhh! ¿¡Qué es esto!?” Mi realidad mexicana me hacía pensar, o solo me había enseñado que podíamos bailar en las fiestas o con alguien (en pareja) (bastante heteronormado) o en círculo. Lo primero que me impactó es el concepto de bailar “juntos” y “solos” al mismo tiempo, y que ese “juntos”, se podía extender por cientos de metros y miles de personas. Todos al mismo tiempo moviéndonos y sintiendo cosas diferentes, pero también lo mismo. Como una especie de trance colectivo que me hipnotizó y enamoró a los 10 segundos de estar ahí.

 Ahí conocí realmente la libertad y la empatía y también mi ego y el ego de los demás. Es muy curioso cómo bailando puedes decir y escuchar todo. Son espacios sagrados e increíblemente efectivos para la creación de una identidad colectiva. Casi puedo decir que es por el dancefloor que hago la música que hago. Crecí en las pistas de baile! escuchando a la gente alrededor y escuchando la música de cada club, fiesta o festival. Platicando afuera, viendo a todos bailar y conociendo a gente nueva, jugando en las afueras dando marometas en el pasto con amigos, cuidando y apartando un espacio en el intermedio entre un set y otro, cruzando bailando para ir al baño o cruzar a otro lugar, gritando con euforia una canción y bailando hasta el amanecer en silencio y escuchando con miles de personas, grandes canciones. Son los lugares en donde tengo las mejores ideas y donde disfruto más ser yo.

Hablando de Love Is Dancing y del disco en general (The Only Way Out Is In), cuéntanos ¿cómo fue el proceso creativo? ¿Hay colaboraciones?

 El proceso fue largo. como seis años de composiciones que terminaron haciendo sentido en un disco. Comencé componiendo los interludios porque en ese momento producía mucho hip hop. Después empecé a componer cosas más psicodélicas y electrónicas.

 Después de mantener muchas de esas canciones enlatadas, con la ayuda de Alex Albert, Fernando Watty, Gonzalo Rufino y Santi Rodríguez, ellos me ayudaron a darle un sentido y una importancia. Me hicieron darme cuenta que valía la pena sacar un disco completo que englobara todo lo que me había pasado en estos años. Al final es todo un gran ensayo acerca de mi identidad y de cómo me proyecto o proyectaba en el futuro. Al final casi todas las canciones las hice en la noche después de trabajar o de hacer lo que sea, me encerraba en el estudio hasta las cuatro o cinco am. Bailando feliz.

 Casi siempre compongo solo a menos que sea con Alex Albert con nuestro proyecto DJ Sobrio o con Santiago Rodríguez y Carlos Metta. Hay dos featurings uno con Tonana en la canción Sol, que me prestó samples de su canción Pora Gule Bicu Huiini y un featuring de Mistah Jahope donde también estuvo ayudando en la sesión K-Road de Apotheosis. Pero realmente el disco está lleno de colaboraciones que están reflejadas en las canciones. Las ideas vienen de mis amigos más cercanos o de momentos que vivo con ellos. De su apoyo y todos sus comentarios. A final de cuentas solo saco lo que sorprende o le gusta a las personas que más admiro y quiero.

¿La pandemia tuvo algún efecto emocional en este nuevo disco?

Terminé realmente el disco al principio de la pandemia. Alex, Gonzalo, Watty y Santiago me ayudaron a estructurar mucho mi cabeza y me impulsaron a meterle cada vez más seriedad al release. Realmente creo que el disco y estas canciones fueron lo que me salvaron de tener una crisis en la pandemia. Recordándome todo el tiempo en cada canción por qué me gusta esto y dónde me proyecto en el futuro. Recordándome todo lo que me gusta vivir, malo o bueno.

Por último, revisando el sitio web de Drecords, no encontramos una fecha específica de lanzamiento, ¿cuándo tienen considerado publicar el álbum?

El álbum se va a revelar poco a poco, lamentablemente el público y el formato de las plataformas de streaming no están acostumbradas a dar su atención durante más de dos horas. Así que cada cinco o cuatro semanas saldrán tres o cuatro canciones hasta que se construya por completo el disco. Cada etapa del release va sacando una faceta nueva y una intención nueva. También estamos produciendo nuevos videos musicales y queremos que el release salga acompañado de la visión de Angelo Faccini, Gonzalo Rufino, el equipo de Violeta Films y colaboradores que todavía no podemos mencionar. De igual manera en el sello subimos música, sets, playlists y más contenido cada dos semanas así que estén pendientes no solo de Suricata sino de los otros proyectos del label.

* Fotografías vía el Facebook del artista.


Comparte